La directiva WEEE de la UE: Distribución y eliminación de aparatos eléctricos en la UE y Europa

No importa si se trata de un televisor, un refrigerador o un microondas: los residuos eléctricos son actualmente uno de los flujos de residuos de más rápido crecimiento dentro de la UE, razón por la cual la eliminación adecuada de residuos electrónicos, es decir, respetuosa con el medio ambiente y compatible con la legislación, se ha convertido en un reto central clave para gestión de residuos europea. Después de todo, la producción y eliminación de equipos eléctricos y electrónicos no solo se asocia con un enorme consumo de recursos, sino que también provoca a una contaminación ambiental considerable.

RAEE Europa – Fundamentos y condiciones en el marco internacional

La Directiva RAEE (RAEE = Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) tiene por objeto garantizar la eliminación adecuada de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos dentro de la UE. Las siguientes condiciones del marco internacional deben implementarse en cada Estado miembro a través de soluciones nacionales individuales:

Costo asumido por el fabricante

  • Los costos de financiación de los sistemas de recogida y recuperación corren a cargo de los fabricantes y distribuidores de equipos eléctricos y electrónicos.
  • Para los consumidores finales (B2C), por lo tanto, la devolución de los aparatos viejos es gratuita.
  • En Alemania, los fabricantes, según lo definido por ElektroG, ofrecen garantías de insolvencia para la recuperación y eliminación de los productos comercializados por ellos.

Obligación de registro

  • Todo el material eléctrico comercializado debe estar registrado en el país de la UE correspondiente (registro obligatorio); en todos los estados miembros se debe establecer un registro de fabricantes inscritos.
  • Los Estados miembros también están obligados a registrar continuamente el número de productos comercializados (informe anual).
  • Los dispositivos registrados, en consecuencia, deben ser etiquetados (obligación de marcado)

En general, solo las empresas de servicios públicos, los fabricantes y los representantes autorizados tienen derecho a recoger equipos eléctricos y chatarra electrónica: está prohibida la recolección sin ánimo de lucro o comercial de residuos peligrosos (por ejemplo, por parte de vendedores de chatarra), que, por regla general, también incluye los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos o aparatos electrónicos antiguos.

 

Die WEEE EU Richtlinie / europäische Flaggen und Sterne

La Directiva RAEE establece normas aplicables en toda la UE para el tratamiento de equipos eléctricos y electrónicos.

Derecho Europeo, legislaciones nacionales

Dado que hasta la fecha no existe un organismo central de registro a escala de la UE, existen cuotas para la distribución y eliminación de RAEE, que se utilizan para calcular las cantidades recicladas y reutilizadas. Dependiendo del tipo de dispositivo, estas están entre el 50% y el 80%. Si deseas vender tus productos en varios países de la UE, debes registrar tus equipos individualmente en cada país para cumplir con las obligaciones locales de fabricante. De lo contrario, podrías ser objeto de significativas multas.

Problemas y desafíos

Como todos los países de Europa o la UE tienen su propia legislación RAEE, esta heterogeneidad puede dar lugar a diversos problemas en otros países de la UE. Aunque la Directiva RAEE constituye un marco jurídico básico para la manipulación de AEE, las diferencias entre los distintos Estados miembros son a veces enormes. Esto se aplica, por ejemplo, a la clasificación de los aparatos electrónicos en las diferentes categorías de productos. Además, a menudo hay problemas lingüísticos y esto se debe a que la legislación RAEE en muchas ocasiones solo está disponible en el idioma nacional del respectivo Estado miembro. Cada Estado miembro debe velar asimismo por que los fabricantes representados en su propio país designen representantes autorizados en los demás Estados miembros antes de distribuir aparatos eléctricos o electrónicos en ellos.

Otros países, otras costumbres: Implementación de RAEE en otros países europeos

Mientras la implementación de la Directiva RAEE en Alemania está regulada por la Ley Alemana de Equipos Eléctricos y Electrónicos (ElektroG), otras leyes nacionales se aplican en otros países de la UE. A continuación, te mostraremos a continuación lo que debes tener en cuenta al exportar a otros países de la UE.

Austria

Cualquier persona que desee comercializar artículos eléctricos y electrónicos en el mercado austríaco está sujeta a la llamada «Ordenanza de prevención, recogida y tratamiento de residuos de equipos eléctricos y electrónicos» (EAG-VO), que es muy similar a la ElektroG alemana. El registro y la solicitud del número de RAEE se realizan directamente en la Agencia de Medio Ambiente de Austria (Umweltbundesamt). Sin embargo, los costos son significativamente más bajos que en Alemania.

Países Bajos

En los Países Bajos, la distinción entre equipos eléctricos y electrónicos de uso comercial y de uso privado es decisiva para su posterior eliminación y reciclaje. Aquí, el distribuidor es responsable de la recuperación de los RAEE de los hogares (B2C). Por otra parte, los dispositivos B2B deben ser devueltos directamente al fabricante del producto.

La clasificación de dispositivos B2C y B2B se basa en una serie de criterios simples, como el peso o el tamaño del dispositivo.

Dinamarca

A diferencia de otros países, las autoridades locales son responsables de la recuperación de los residuos electrónicos. Este reglamento se aplica tanto a los hogares privados (B2C) como a los equipos eléctricos y electrónicos comerciales (B2B). Los aparatos antiguos se recolectan

  • En un punto de recogida proporcionado por el respectivo municipio.
  • Directamente del consumidor final por el propio municipio (o una empresa designada por el municipio)

Reino Unido

En comparación con otros países de la UE, la trasposición de la Directiva RAEE europea a la legislación británica ha llevado un tiempo relativamente largo. De acuerdo con el Reglamento RAEE, todos los fabricantes y distribuidores de equipos eléctricos y electrónicos están obligados desde el 2006 a adherirse a uno de los 40 Sistemas de Conformidad del Productor (PCS), que posteriormente asumen todas las tareas y obligaciones derivadas de la Directiva RAEE.
Esto incluye:

  • Financiamiento de todos los costos de recogida, tratamiento y devaluación
  • Eliminación y reciclaje de residuos de equipos eléctricos
  • Registro y reporte anual de cantidades

Además, los distribuidores en el Reino Unido están sujetos a la ‘obligación de recuperación en el establecimiento’: al vender un producto nuevo, todos están obligados a recoger gratuitamente un aparato eléctrico o electrónico antiguo de la misma categoría, a menos que hayan pagado previamente una tarifa al sistema de recuperación del distribuidor.

Normativas en países no pertenecientes a la UE

Actualmente, también existen normativas legales y condiciones en muchos países no pertenecientes a la UE que son muy similares a la Directiva RAEE, por ejemplo, en Suiza, Noruega y Liechtenstein. En Suiza esto está regulado por la Ordenanza de devolución, recuperación y eliminación de equipos eléctricos y electrónicos (VREG). En Noruega, la Directiva se incorpora a la legislación de Reciclaje y Tratamiento de Residuos (Reglamento de Residuos) («Forskrift om gjenvinning og behandling av avfall (avfallsforskriften)»).

Deutsche Recycling – tu especialista en la legislación RAEE

Deutsche Recycling te ayuda a cumplir con tus obligaciones como fabricante y exportador bajo la Directiva RAEE y a cumplir con todos los requisitos en cada país, ya sea en Alemania, la Unión Europea o en el mundo. ¡Infórmate ahora!